martes, 8 de septiembre de 2015

Del libro Tiempo de Recuerdos

             

                               Aires de Medioevo (Fragmento)


¿Cuándo aparece el apellido Vaccaro ligado al nombre ilustre de aquella ciudad que  guardaba milenios y escondía innúmeros sucesos?
Nadie lo sabe. Solamente  aparece unido indisolublemente como los minerales y los fósiles al suelo de Este
Adquirió del mismo la fuerza de la raza entera que luchó por poseerlo. Qué importancia puede tener un apellido más cuando la región estense muestra su magnífica e insólita supervivencia.
Fueron muchos seguramente los grupos étnicos, como muchos y variados los ciclos de esplendor y decadencia, pero el suelo fue uno solo, y fue rico y deseado tanto que aprisionó a las más diversas generaciones.  Las hizo suyas transmitiéndoles su energía,  integridad, el valor y trabajo callado y sin ostentaciones.
Modestia. Entusiasmo. Economía. ¡Castillo y Fortaleza!
Uno más entre aquellos dignos  estenses el primer Vaccaro que allí se asentó construyó su casa. No importa si atravesó distancias para afincarse allí o si nació de la tierra, semilla  fecunda y generosa.
Este y Vaccaro serán en la familia un lazo único y permanente.
Alguien, buscando cierta vez,  los orígenes del patronímico, obtuvo extraños datos, que parecen leyenda, de un pirata hispano que desde el Mediterráneo y a través de la bota itálica llevara hasta el norte su apellido.
El misterio de las emigraciones y del contacto entre pueblos diversos no es fácil de esclarecer, por lo mismo nos basta saber que si no legítimos, por los menos fueron estos Vaccaro, hijos adoptivos de esta región  y que su larga permanencia en la zona  les confiere la más auténtica carta de ciudadanía que los acredita como vénetos.
A pesar de lo dicho, intentamos rastrear algo concreto, medianamente cercano. Encontramos apenas documentos raros, escapados al afán utilitario que convierte  los libros preciados en papel anónimo en tiempos de guerra. Los mismos aparecen en archivos desmirriados, empobrecidos que no pueden revivir plenamente los hechos de una comarca.

Entre esos legajos escasos, familiares diligentes encuentran nombres y fechas acerca de los Vaccaro que llegaron a Pan de Azúcar por los cincuenta y de otras gentes que con ellos entroncaron…